Somos alguien más allá de lo que hacemos

Somos alguien más allá de lo que hacemos

16 mayo, 2018 2 Por admin

Dicen que cuando nos guardamos enojos nos enfermamos del estómago; que cuando no queremos ver lo que está frente a nuestros ojos o escuchar lo que sabemos nos deben decir, se nos irrita la vista o nos dan infecciones de oído. Dicen que cuando callamos lo que tenemos que decir, se nos va la voz, tengo tanto atrapado entre pecho y garganta, que una fuerte indigestión se está comiendo mis cuerdas vocales.

La inutilidad de no poder hacer, lo que tenemos que hacer

Lo mío es la voz, ¿Qué es lo tuyo?; he vivido de ella desde que tengo memoria, cantando, locutando, hablando sin cesar, opinando cuando no me lo piden y discutiendo constantemente sobre temas que lo merecen y sobre algunos que no. Presentando programas de tele, siendo maestra de ceremonia, grabando comerciales… si hay que hablar, Yo levanto la mano! ¿Se imaginan como me siento al no poder emitir ni un sólo sonido?.

Estamos en este mundo para hacer lo que nos toca hacer, y cuando por A o por B, no logramos cumplir con esa simple meta, el mundo se nos viene abajo? y porqué?, porque no importa qué tan buenos seamos en mil cosas, siempre hay una que creemos que nos define. 

Hace poco recibí la llamada de un señor, que por mi trabajo en #HablemosDeLaDepresion, se decidió  a contactarme directamente. El hombre, muy acongojado, me dijo que su esposa no se encontraba bien, una terrible depresión amenazaba su vida y ya a él se le habían agotado las herramientas para ayudarle. Cuando finalmente hablé con la mujer, me di cuenta que a sus cincuenta y tantos años, sentía que su razón de vivir había desaparecido, y es que la educaron para criar hijos y ser esposa; ya los hijos están grandes y el marido distante. Ella no tenía idea que podía ser ella sin la responsabilidad de cuidar a otros.

¿Quiénes somos sin lo que hacemos?

No tener mi voz ha sido de las cosas más atemorizantes por las que he tenido que pasar. Pero también me ha permitido entender que la vida es mucho más de lo que hacemos para vivir. Yo TENGO voz, no SOY mi voz.  Vos tenés un trabajo, pero tu vida no es ese trabajo, tenés una pareja, pero no dependés de ella y la lista continúa.

Lo más importante a nivel personal (y para darle lo mejor de nuestra persona a otros), es aprender que somos, mucho más de lo que se espera de nosotros. Somos más de lo que esperamos hacer, la cuota que debemos llenar o las expectativas que debemos cumplir. Tu vida no es SER madre, vos sos «Fulanita» que es madre.

Si logramos desprendernos de lo que se espera de nosotros, lograremos vivir una existencia donde las desilusiones vendrán y se irán sin llevarse un pedazo de nuestra alma. Siempre dolerá perder a un ser querido, por ejemplo,  pero entenderemos que la pintura es mucho más grande.

Los fracasos siempre llegarán pero no definirán nuestra realidad.

La depresión en personas de la tercera edad muchas veces está basada en esto… ya no pueden hacer lo que creían les definía, lo que según ellos; vinieron a este mundo a hacer.

El mejor ejercicio que podés hacer es oblgarte a imaginar tu vida sin eso que crees te define. Qué harías si no pudieras tener ese trabajo, esa familia, esa profesión o ese talento. ¿De dónde sacarías fuerzas para seguir adelante?, ¿tenés hobbies que te sostengan? ¿Otras posibilidades?.

  • Enumerá las posibilidades, buscá soluciones.
  • Por cada obligación que tenés, buscá un pasatiempo.
  • Practicá el SILENCIO y el contacto con vos mismo, si algo he aprendido en estos días es que para poder dar a otros lo mejor de mí, debo aprender primero a estar y conversar conmigo misma.