Cuarentona, profesional y soltera…

Cuarentona, profesional y soltera…

23 julio, 2018 4 Por admin

Qué porqué estoy soltera, me preguntan; y yo les digo porque me cansé de conformarme, de dar explicaciones sobre quien soy y de tratar de amoldarme a lo que otros esperan de mi. Y sí, porque me da la gana!!!!

Si, soy una mujer de opiniones, que me gusta informarme y decir lo que pienso, soy apasionada y es muy posible que tengamos discusiones ¿Es eso tan malo?.  Pero también soy extremadamente cariñosa, chineadora e incluso comprensiva, pero claro, también soy terriblemente honesta, ferozmente intuitiva y felizmente creativa. No, no soy fácil, lidiar conmigo es labor de valientes y me van a perdonar… pero mi vida a estado plagada de hombres inseguros, miedosos y egocéntricos.

Los hombres se quejan de que las mujeres estamos locas, pero cuando no respondemos a su definición de locura, entonces según ellos, es porque somos mentirosas.

Mi ex me lo decía constantemente; que yo algo ocultaba; que él lo podía ver, que de fijo yo estaba mintiendo, que tenía doble cara y pues claro, según ellos para tener algún tipo de «control» sobre la situación, prefieren a las que son locas de frente, sin reparos.

Escudados en los estereotipos sociales con los de que cargamos las mujeres profesionales e independientes (y de paso latinas y afro descendientes); que asegura que somos «muy sexuales»… entonces asumen que eso se traduce en que no podemos mantener las piernas cerradas y, si a eso le sumamos el tipo de trabajo que tengo (soy cantante y periodista)… entonces soy puta.

-«Que raro, vos tan bonita y soltera»-. Mi ex me decía que yo era muy inteligente, y eso le hacía pensar que quería aprovecharme de él, cada cosa que decía, según él tenía un significado oculto, si me reía de alguna broma en silencio, entonces quizás me estaba acordando de algo o de alguien, y era una burla oculta. Cada frase que decía era triplemente analizada, porque era posible que yo lo que quisiera fuera, sacarlo a relucir después para  «salirme con la mía».

Era agotador y sin embargo, por años traté de demostrarle que no era así, que los estereotipos que rodean el arte, a las mujeres que trabajamos por las noches, que vamos a bares, que nos maquillamos, no me definían. Pero claro, era una bomba de tiempo, porque al final la más mínima cosa se convertía en un huracán, era vivir al borde de un precipicio sin línea de seguridad.  Y por supuesto, finalmente sucedió, un día dos años después presionó todos mis botones y reaccioné como él predijo que lo haría…  y así, le di la razón. Es como empujar a alguien, cada vez con más fuerza, cada vez con más maldad y esperar que no se caiga.

Si un hombre tiene miedo de lidiar con una mujer segura de sí misma… el problema lo tiene él.

¿A dónde quedó el cuento de hadas, la fantasía en la que me prometían que si me portaba bien, era trabajadora, sincera, esforzada; el universo me premiaría con un príncipe azul cargado de buenas intenciones, fiel, amoroso y lleno de vida?. Basura, en ese cuento de hadas, la princesa está encerrada en un castillo, nunca viaja ni hace nada, no opina (porque eso no es de damas) y fijo está insatisfecha sexualmente y no puede hacer nada al respecto porque su sexualidad no le pertenece…

Que porqué sigo soltera me preguntan y casi que me acusan, «De fijo sos imposible de complacer, de muy alto mantenimiento, chichosa y mal encarada» y bueno; al revés, me he conformado con tan poco en la vida que me he rodeado del mismo tipo de hombres, de esos que no toleran no ser el centro de atención, de esos que temen que mi trabajo, mi profesión o mis estudios los minimicen, de esos que prefieren tener una mujer sumisa y callada a su lado que una verdadera compañera de vida.

Si, soy de alto mantenimiento, me gusta que me traten bien, me respeten y me acompañen en la vida, al igual que yo les acompaño, tener conversaciones inteligentes sin temor a que se conviertan en discusiones, igualmente inteligentes. Ya me cansé de quedarme callada cuando tengo algo que decir o de lidiar con hombrecillos que tienen que tener la razón siempre o que no descansen hasta que una «reconozca» que se equivocó. Si, me he vuelto mucho más intransigente, la otra yo, la que estaba de acuerdo con todo… está igual de soltera.

Que porqué estoy soltera me preguntan, y hasta casi me lo reclaman. Porque ya no me voy a seguir cuestionando quien soy para acomodar los miedos de los hombres, porque si  dudas de si vas a poder lidiar con quien soy, con lo que hago o con la atención que a veces recibo, entonces seguí caminando… no lo vas a lograr.

 

 

Si tenés inseguridades sexuales, miedos, temores sobre tu propia experiencia o la mía… dejame de hablar en este momento.

 

Puedo decir a mis 40, que ya no tengo tiempo para lidiar con pequeñeces y cosas de niños.

Que porqué llegué a los 40 y sigo soltera…porque me da la puta gana. Porque a estas alturas de mi vida, después de tanto camino recorrido, quiero ser yo, quiero poder amar sin drama, sin esos jueguitos de poder, sin mentiras y engaños, ya sea para una relación duradera o para un revolcón de uno o varios días, honestidad y tranquilidad.

Soy cuarentona, profesional y soltera, he construido mi vida sola y  lo que venga en este momento debe aportar, sumar y construir.